Subestacion Patraix Fuera  
•   Principal  •  Descargas  •  Tu Cuenta  •  Foros  •
Menu
icon_home.gif Principal
tree-T.gif Judicial
tree-T.gif Efectos Salud
tree-T.gif ST-Patraix
tree-T.gif Area_Influencia
tree-T.gif Explosión_15M
tree-L.gif Quienes_SónNuevo contenido
icon_community.gif Popular
tree-T.gif Foros
tree-T.gif Galeria_FotosNuevo contenido
tree-T.gif Contactar
tree-T.gif Enlaces
tree-T.gif Documentacion
tree-T.gif Buscar
tree-T.gif Prensa
tree-L.gif Temas
Salud

Alzheimer y Radiación

Marcapasos y Campos Electromagnéticos (EMF)

15 de Febrero de 2006 - Día Internacional del niño con cancer

Mas Noticias
· LA JUSTICIA VUELVE A DAR LA RAZÓN A LOS VECINOS DE PATRAIX
· Iberdrola, condenada por contaminar electromagnéticamente
· LOS VECINOS SOLICITAN A LA ALCALDESA QUE MODIFIQUE LA LICENCIA DE ACTIVIDAD DE L
· Textos aprobados por el Parlamento Europeo
· La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo admite a trámite la petición de
· Mª Teresa Fernández de la Vega anuncia el traslado
· Se inician trámites para la constrcción de la subestación ''Nuevo cauce''
· 24 DE JUNIO - PATRAIX - DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTI
· María Teresa Fernández de la Vega se compromete
· LOS VECINOS DE PATRAIX SE ADELANTAN AL AYUNTAMIENTO DE VALENCIA
· 3.000 ALEGACIONES AL NUEVO PGOU PORQUE NO SE AJUSTA A LAS PROMESAS REALIZADAS
· PATRAIX PIDE EL TRASLADO INMEDIATO DE LA SUBESTACIÓN ELÉCTRICA DE IBERDROLA
· UN AÑO DESPUÉS DE LA EXPLOSIÓN, LA SUBESTACIÓN DE PATRAIX NO SE HA TRASLADADO
· Alegaciones revisión PGOU Valencia
· RECOGIDA DE FIRMAS
· LA SOCIEDAD CIVIL FELICITA TRIUNFO DE VECINOS DE PATRAIX
· LA LICENCIA DE OBRAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA ST-PATRAIX ES ILEGAL
· LOS VECINOS DE PATRAIX ACUDEN A BRUSELAS
· EcoMovies presenta en el Biocafé Benimaclet ''Patraix: crónica de una lucha''
· Incendio en la subestación eléctrica de Badalona de FECSA-Endesa
· CONCENTRACIÓN DE VECINOS DE PATRAIX EN LA SEDE DE IBERDROLA
· Nuevamente se demuestra que las subestaciones son peligrosas
· NADIE SE HACE RESPONSABLE DE LA GRAVE EXPLOSIÓN EN LA ST-PATRAIX
· El pleno aprueba la recalificación del suelo junto al cementerio para el traslad
· NI AYUNTAMIENTO, NI GENERALITAT, NI IBERDROLA, NI REE ACUDEN A LA REUNIÓN
· EL DELEGADO DEL GOBIERNO CONVOCA UNA REUNIÓN MAÑANA JUEVES, 18 DE OCTUBRE
· La Comunidad científica vuelve a dar la razón a los vecinos de Patraix
· EL DELEGADO DEL GOBIERNO AFIRMA QUE EL MINISTERIO NO TIENE COMPETENCIAS
· CUATRO MESES DESPUÉS DE LA EXPLOSIÓN DE LA SUBESTACIÓN DE PATRAIX
· RESPONSABILIDADES EN EL INCENDIO FORESTAL DE CASTELLÓN


Mas Noticias!
Subestacion Patraix Fuera: Forums

www.subestacionpatraixfuera.com :: Ver tema - ESTUDIOS SOBRE EXPOSICIONES A RADIACIONES ELECTROMAGNETICAS
 FAQ  •  Buscar  •  Miembros  •  Grupos de Usuarios   •  Registrarse  •  Perfil  •  Entre para ver sus mensajes privados  •  Conectar

 
Publicar nuevo temaResponder al temaPrinter-friendly version
Ver tema anterior Entre para ver sus mensajes privados Ver tema siguiente
Autor Mensaje
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Lun, 05 Mar 2007 1:42 pm Responder citandoVolver arriba

Gran Bretaña

Publicado en:
http://healthwatcher.wordpress.com/2006/07/02/power-lines-cancer-danger/
02/07/2006

Traducido directamente al castellano en:
http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://healthwatcher.wordpress.com/tag/cancer-help/&sa=X&oi=translate&resnum=4&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dpower%2Blines%2Bcancer%2B2007%26start%3D20%26hl%3Des%26sa%3DN
02/07/2006

Strongest Evidence Yet Of Cancer Risk Near Power Lines

By Jonathan Leake and Chris Dignan


La evidencia más fuerte del riesgo del cáncer cerca de líneas de alta tensión

A British scientist has produced the most powerful evidence yet of a link between cancer and electricity power lines. His study confirms that people living near them are exposed to radiation levels dozens of times greater than the legal limit.The research, to be released this week, firmly links the power lines with childhood leukaemia and other forms of cancer. The levels recorded in some areas were two times higher than the legal maximum allowed for adult nuclear power workers — the group permitted maximum radiation exposure.Its most serious implication is that more than 23,000 homes built under or near power lines are unsafe, especially for children. The effect of the fields can extend more than 100 yards either side of the lines.Professor Denis Henshaw, of Bristol University’s human radiation effects group, showed three years ago that there was a theoretical mechanism whereby power lines could increase human uptake of the radioactive gases produced naturally in the soil and also of traffic pollutants. His latest study quantifies this effect in the field and shows that power lines are indeed linked to childhood leukaemia and other cancers. Henshaw took 2,000 field measurements to support his research.A university insider described the findings as dynamite. “The study has serious implications for the electricity industry, which could face huge compensation claims and pressure to move its pylons.”Children are especially vulnerable to radiation and pollution damage because they have more growing and dividing cells than adults. Such cells are far more prone than adult ones to become cancerous when exposed to hazardous substances.The research will be published in the International Journal of Radiation Biology. Its editor, Professor Gordon Steel, said it was a comprehensive study of how electric fields of the kind generated by power lines and, to a lesser extent, domestic appliances, could increase the uptake of radioactive gases and pollutants by humans. Details will be revealed at a press conference at the Institute of Mechanical Engineers in London on Wednesday.The study, funded by the Department of Health and the Medical Research Council, is backed by another carried out by Sir Richard Doll, due for publication in The Lancet on Friday. Doll, who discovered the link between tobacco and lung cancer, has collated details of every childhood leukaemia case in the past four years to try to find common causes, including links with electric fields.Childhood leukaemia has long been seen as a target for such studies since it occurs in clusters, suggesting a common cause that is probably linked to local environmental factors. Clusters associated with power lines have been noted for years but the electricity industry has insisted such associations were too weak to be significant.Three years ago Henshaw discovered the complex interactions between the alternating electric fields surrounding power lines and the radioactive breakdown products of naturally occurring radon gas. His theory was dismissed by the electricity industry and, more importantly, the government’s National Radiological Protection Board (NRPB).Henshaw is understood to have shown that in some areas children living near power lines could receive doses of 95 millisieverts of radiation a year, compared with the maximum for homes of one millisievert. Nuclear workers are allowed a maximum dose of 50, soon to be reduced to 20.Henshaw was unwilling to comment on the study before publication but said: “It is clear that if there is radon gas or traffic fumes in the air near pylons, then people living nearby will suffer increased exposure because of the electric field.”The National Grid and electricity distribution companies could find themselves in a difficult position. A spokesman said it was too early to comment.The findings will be welcomed by victims and their families, some of whom have tried to sue for compensation. Ray and Denise Studholme, of Bolton, launched the first legal case of its kind in
Europe in 1994, when they took Norweb, the electricity supplier, to court after their son Simon, 13, died from leukaemia in 1992. They had to drop their action in 1997 after an American study, now criticised as flawed, raised doubts over a link. This weekend Ray, 51, said he would consider restarting legal action in the light of the new evidence.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Lun, 05 Mar 2007 1:54 pm Responder citandoVolver arriba

Gran Bretaña

Publicado en:
http://www.news-medical.net/?id=10686
03/06/2005

Traducción directa en:
http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.news-medical.net/%3Fid%3D10686&sa=X&oi=translate&resnum=8&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dpower%2Blines%2Bcancer%2B2007%26start%3D20%26hl%3Des%26sa%3DN

Cáncer en la infancia y distancia desde las líneas de alta tensión

Childhood cancer and distance from high-voltage power lines
Medical Studies/Trials
Published: Friday, 3-Jun-2005

UK Health Protection Agency response to British Medical Journal paper examining the incidence of childhood cancer in England and Wales and how it relates to distance from major high-voltage overhead power lines has been published.
This large epidemiological study has found higher rates of childhood leukaemia among those born within 600 metres of a power line compared with those born further away. Rates of other types of childhood cancer are not raised. The authors of the study do not regard these findings as establishing a definite causal association between childhood leukaemia and exposures to electromagnetic fields from power lines.

This study by Draper et al is the largest to date of childhood cancer and power lines. It considers proximity to the power lines rather than electric or magnetic field strengths and has been carried out by an established team with considerable experience of carrying out epidemiological studies on cancer in children. The study involved 29,081 cases of cancer in children aged 0-14 years who were diagnosed during 1962-95. For each case, a matched control was selected. For each case and control, the distance of residence at the time of birth to the nearest high-voltage overhead power line was calculated. The study concerned all 275 and 400 kV overhead lines and a small fraction of 132 kV lines.

Draper et al found that, compared with children born more than 600 metres from a line, the risk of leukaemia was greater by a factor of 1.69 for those born within 200 metres and by a factor of 1.23 for those born between 200 and 600 metres; both these elevations were statistically significant. In contrast to leukaemia, there was no tendency for the risk of other childhood malignancies to increase with increasing proximity to a power line.

The controls selected for the leukaemia cases in this study tended to live further from power lines than the controls selected for other cases of childhood cancer. The reason for this is not clear and it is possible that, by chance, the leukaemia controls were unrepresentative. A sensitivity analysis in the paper using the controls for other diagnoses reported a leukaemia risk which was still raised but smaller than that in the main analysis.

Comparisons with previous studies

A number of epidemiological studies have explored whether there is a link between power lines and childhood cancer. These studies must take into account the possibility that, if any such link were established, it might not be due to fields from the power lines but rather be caused by social or demographic factors that differ between those who live near power lines and those who live further away. A very important study was the UK Childhood Cancer Study (UKCCS) (2,3,4). Another important paper by Ahlbom et al (5) pooled results from a number of studies of childhood cancer and exposure to magnetic fields in homes carried out in different countries.

The UKCCS found no raised risk of childhood leukaemia for residence within 50 metres of any overhead line. The statistical power of this result derived largely from children living close to lower voltage lines. The UKCCS also found no association between childhood leukaemia and measured levels of electric or magnetic fields, although the small numbers of children with high exposures limited the statistical precision of these results.

Draper et al's study had some advantages over the UKCCS analyses. For example, it covered cases over a much longer period. Also, since the UKCCS investigators approached parents to collect extra data, the UKCCS may be susceptible to bias because some potential study members did not participate. On the other hand, the UKCCS collected detailed data on the children's exposure to electromagnetic fields, together with data on possible confounding factors. Draper et al plan to look at childhood cancer in relation to calculated levels of these fields subsequently.

The study carried out by Ahlbom et al (5) reported a doubling of relative risk for magnetic fields of 0.4 microtesla (? or more when compared with fields less than 0.1 ? (A microtesla is a unit of magnetic flux density.) This appears to be broadly consistent with the findings of Draper et al of a raised leukaemia risk close to a line. However, it would be difficult to infer any direct effect of electromagnetic fields on leukaemia risk more than 200 metres from a line, since at this distance the field levels associated with power lines should be very small - lower than exposures in the home from domestic sources of electromagnetic fields.

Draper et al estimated that, of the 400-420 cases of childhood leukaemia that occur annually in England and Wales, their results suggest that about five might be associated with living in proximity to high voltage power lines . This is higher than previous estimates of about two cases per year in the UK (6), based on the doubling of risk at exposures above about 0.4 ?reported by Ahlbom et al (5), although Draper et al stressed that their estimate is very imprecise. In particular, it is highly dependent on their findings more than 200 metres from lines, whose interpretation is unclear. The authors emphasised "the uncertainty about whether this statistical association represents a causal relation".

Conclusions

By virtue of the longer time period covered, the new study provides more precise information on childhood cancer rates in the proximity of high-voltage power lines than does the UK Childhood Cancer Study. However, the absence of field measurements in homes and the lack of information on potential confounders make it difficult to know whether the raised risks reported for leukaemia represent a direct effect of electromagnetic field exposure. The results close to a line appear to be broadly consistent with the raised childhood leukaemia risk reported previously from a combined analysis of magnetic field exposures in homes. However, certain findings, such as the weaker evidence for a raised risk when an alternative set of controls is used and the raised risk reported more than 200 metres from a line, where the magnetic fields from lines are at or below background levels, would suggest that at least some of the increased leukaemia risk may be associated with factors other than electromagnetic fields.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Mar, 20 Mar 2007 2:18 pm Responder citandoVolver arriba

Fuente:
INFORME DE LA ASOCIACIÓN “AFECTADOS LÍNEAS ALTA TENSIÓN
A.L.A.T. San Sebastián de los Reyes - Madrid

EL CAMPO ELECTROMAGNÉTICO Y LAS LÍNEAS DE ALTA TENSIÓN

Publicado en:
http://www.avaluche.com/cables/informe_alat.htm

LAS LÍNEAS DE ALTA TENSIÓN Y LA SALUD

La corriente eléctrica forma parte fundamental de los procesos biológicos en todos los seres vivos.

Impulsos eléctricos son los que ordenan a uno u otro tipo de células, segregar tal hormona, liberar tal oligoelemento o reproducirse más o menos rápidamente.

No es extraño pensar que estos mecanismos puedan ser alterados si se ven sometidos a la acción de campos eléctricos o magnéticos no naturales.

A continuación damos una breve referencia de las informaciones más significativas contenidas en los artículos y trabajos disponibles.

CANCER EN ADULTOS RELACIONADO CON LAS LÍNEAS DE ALTA TENSIÓN CERCA DEL HOGAR

Trabajo estadístico realizado por Nancy Wertheimer y Ed. Leeper de la Universidad de Colorado, en el que con métodos estadísticos se comparan poblaciones afectadas con otras no sometidas a la influencia de las líneas de Alta Tensión, citamos algunos párrafos significativos:

"La Asociación entre "configuraciones de alta corriente" y cáncer es bastante clara y muy significativa en adultos menores de 55 años, pero mucho menos impresionantes a edades superiores". Esto se explica porque a mayor edad es más frecuente la aparición de cáncer por diversos factores.

"Se observaron cuatro tipos de cáncer: del sistema nervioso, del útero, de pecho y linfomas".

“La asociación cáncer-líneas de Alta Tensión más aguda aparece entre los 6 y 9 años después de ocupar la residencia”.

“Por lo general, cuando hay un pequeño incremento en cáncer debido a las líneas de Alta Tensión se observa más claramente en los niños, ya que el cáncer en jóvenes y niños no es corriente".


CONFIGURACIONES DE TENDIDOS ELÉCTRICOS Y CÁNCER EN LOS NIÑOS

Se analiza en el trabajo realizado en Colorado por el mismo equipo, la relación entre el número de casos de cáncer desarrollado en niños y la proximidad de su domicilio a Líneas de Alta Tensión. Se explican los métodos estadísticos seguidos en el trabajo así como el estudio de la influencia de otros factores que podrían encubrir los resultados (interior de ciudad o extrarradio, clase social, edad de los padres, tráfico próximo, etc).

En uno de los últimos párrafos del trabajo, se afirma que si en la población general de un niño de cada mil tiene posibilidades de contraer cáncer antes de los 19 años, 2 o 3 de cada mil que vivan cerca de una línea de Alta Tensión sería previsible que lo contrajeran.


MORTALIDAD POR LEUCEMIA EN TRABAJADORES EXPUESTOS A CAMPOS ELÉCTRICOS Y MAGNÉTICOS

Samuel Milhom, Jr M.D. (departamento de salud y Servicios Sociales del estado de Washington). Se analizan las causas de muerte en el Estado de Washington de 438.000 personas, entre 1950 y 1979 y se clasifican en 11 grupos de profesiones sometidas a la influencia de campos eléctricos y magnéticos.

En 10 de las 11 profesiones se encontró que la proporción de la mortalidad por leucemia elevada respecto la media esperada en la población general. Globalmente se encontró la proporción de 137 casos de cáncer en estos trabajadores sobre 100 casos esperados en una población estándar.


INCIDENCIA DE LEUCEMIA EN TRABAJADORES RELACIONADOS CON LA ELECTRICIDAD

El estudio divide a los trabajadores en 10 grupos. Los resultados globales determinan que hay un 17% de excesos en todos los tipos de leucemia respecto a lo esperado (113 casos observados y 96,5 sobre esperados).


LA NOCIVIDAD DE LAS INSTALACIONES ELÉCTRICAS Y LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

Franz Langmayr y Antón Schneider (Revista Integral Nº 76).

La vida de las células depende de ciertas cargas eléctricas que reciben sus membranas, cargas que se ven influidas por los campos electromagnéticos que proceden del exterior.

En el libro “Unsichtbare Umwelt” de Herbert König, de la Universidad de Munich, se mencionan tres experimentos con animales (pollos, abejas y ratones) sometidos a campos electromagnéticos que les produjeron graves alteraciones. El autor considera pruebas científicas “del efecto extraordinariamente fuerte que los campos electromagnéticos producen sobre los seres vivos”.

Brauss, de la Universidad de Heidelberg efectuó experiencias con personas, comprobando que los campos originan una situación de estrés, que disminuye las defensas del organismo y por lo tanto contribuye a producir enfermedades agudas o crónicas.

Los resultados de Altman y Brauss indican que la nocividad comienza con potenciales bastante débiles.

En la conferencia del “American National Standards Institute” de 1980, en Washington, los expertos mantuvieron opiniones enfrentadas, pero en base a los resultados y observaciones científicas, ya no se pudieron minimizar los efectos de las radiaciones electromagnéticas. Se comprobaron las siguientes secuelas: alteraciones en el crecimiento de las células óseas y otras, cataratas, lesión del sistema inmunitario, debilitamiento de la memoria, depresión y cardiopatías. Según las investigaciones del Dr. Marino, de este instituto, la radiación electromagnética bajo tendido de Alta Tensión produce una inhibición en el crecimiento, a una distancia de 100 a 150 metros todavía se dan efectos fisiológicos como alteraciones del cuadro hemático, y aún a 300 metros se observan retrasos de la capacidad de reacción.

El Dr. W. Ross Adey (de la Universidad de California) supone, basándose en sus investigaciones que la contaminación eléctrica altera los ritmos bióticos naturales, adaptándose a las pulsaciones de la corriente eléctrica perjudicando al organismo y disminuyendo su resistencia a las enfermedades. Esta es una posible explicación del aumento de mortandad en ciertos casos de cáncer y leucemia en las personas que viven próximas a los tendidos de Alta Tensión, hecho investigado en la Universidad de Colorado.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Mar, 20 Mar 2007 3:25 pm Responder citandoVolver arriba

Publicado en:
http://www.ecoportal.net/articulos/campos.htm


Efectos Biológicos de los Campos Electromagnéticos
Por Hector Solorzano *

Los efectos sobre la salud de las instalaciones y las aplicaciones de la electricidad y la electrónica, que están incrementándose continuamente, son ahora indiscutibles.


Fue hasta más o menos en el año de 1900 cuando el campo electromagnético de la tierra consistía en forma sencilla en su propio campo y algunas otras micropulsaciones asociadas con él. Tal es el caso de las descargas fortuitas de relámpagos y la luz visible. En cambio, en la actualidad estamos sumergidos en un mar de energía que es casi totalmente hecho por el hombre.

Si percibimos y derivamos información del campo geomagnético natural, es muy lógico que todo este campo electromagnético no natural esté produciendo efectos biológicos que pueden ser dañinos.

Las instalaciones y las aplicaciones de la electricidad y la electrónica están incrementándose continuamente. Sus efectos sobre la salud son ahora indiscutibles y
ampliamente conocidos dentro del ambiente científico, aunque en lo que se refiere al público, la mayoría de la gente desconoce lo que puede hacer para protegerse de los efectos nocivos de algunos campos electromagnéticos. Ahora se sabe que la estimulación eléctrica influye en el crecimiento celular y ayuda a promover la consolidación de los huesos rotos.

Pero también se sabe que las intensidades de los campos electromagnéticos necesarios para que suceda este fenómeno, son mucho más grandes que las intensidades de la contaminación de los campos electromagnéticos.

Desde 1975 se conoce el efecto magnetotrópico de las bacterias hacia el polo norte.

Esto es muy importante cuando se habla del smog electromagnético.

Todos sabemos que en la sociedad actual en que vivimos, no estamos libres de riesgos, pero que debemos tomar nuestras precauciones para que estos riesgos sean menores.

La mayoría de las personas creen que los riesgos de la salud relacionados con los campos electromagnéticos, son de origen externo, en el medio ambiente. La verdad es que el mayor riesgo está asociado con el uso de muchos aparatos electrodomésticos que usamos a diario en nuestras casas y oficinas.

Actualmente, la energía electromagnética abarca todo el mundo, es decir, no hay lugar donde esconderse de ella. En los lugares más remotos del planeta también estaríamos expuestos a un nivel de frecuencias corrientes ubicuas de 50 o 60 Hz, igual que las ondas de radio reflejadas en la ionósfera. Con esto, fácilmente podemos percatarnos de que el problema de la electropolución es mundial y para resolverlo se requeriría de un inmenso esfuerzo y coordinación internacional. Por otro lado, como individuos, sí tenemos algo de control sobre nuestros aparatos electromagnéticos que ordinariamente utilizamos en nuestra vida diaria. El único concepto básico que debemos de aplicar es la tasa de riesgo-dosificacion. Por ejemplo, sabemos que una razuradora eléctrica produce un campo electromagnético extremadamente alto en potencia, si está conectada a la corriente eléctrica.

Hemos medido con diferentes aparatos, campos electromagnéticos de 60 Hz, de hasta 400 miligauss a un centímetro del filo de la navaja. Estos campos penetran la piel del operador. Existe evidencia científica de que los campos de 60 Hz de tan sólo 3 miligauss, están relacionados con el aumento de la incidencia de cáncer. Esto entonces nos dice que estos campos electromagnéticos emitidos por la razuradora eléctrica (conectada a la línea eléctrica) son 100 veces más potentes del máximo considerado como seguro.

Por lo anterior, es muy importante no olvidar el concepto de tasa-dosificación, ya que la razuradora eléctrica se usa durante unos minutos nada más. Por lo cual, la exposición es mínima. En cambio, por ejemplo, la fuerza del campo magnético de una sábana eléctrica es de 50 a 100 miligauss, estando todavía dentro de la zona de peligro. Además, hay que tomar en cuenta que el uso de la sábana es de varias horas diarias, por lo que la dosis total administrada es mucho más alta.

Hay grandes estudios epidemiológicos sobre los efectos de los campos electromagnéticos. La asociación más consistente se encuentra en los trabajadores eléctricos, los niños (particularmente para cáncer del cerebro y leucemia) y en la tasa de aborto, la cual, es más alta entre las usuarias de sábanas eléctricas.

El campo electromagnético ambiental hecho por el hombre, está producido principalmente por la transmisión local de la potencia eléctrica y la red de distribución y es el nivel de la fuerza del campo al que estamos expuestos constantemente. Este campo está presente dentro y fuera de nuestras casas y es casi imposible evitarlo.

A través de diferentes investigaciones, se ha visto que los niveles del campo electromagnético ambiental, en la zona urbana, casi siempre exceden de los 3 miligauss. El rango en la zona suburbana va de 1 a 3 miligauss. Estas lecturas pueden variar mucho de acuerdo a la proximidad con las líneas de transmisión de potencia eléctrica y transformadores de línea de potencia.

La Dra. Nancy Wertheimer de la Universidad de Colorado quien publicó el primer estudio epidemiológico sobre cambios de frecuencia de poder, ha hecho similares estudios en usuarios de sábanas eléctricas.

Algunos otros estudios, indican que la exposición residencial a campos electromagnéticos ambientales superiores a 3 miligauss, están estrechamente relacionados con aumentos en la incidencia de cáncer en los niños. La mayoría de los investigadores están de acuerdo en que un nivel seguro es de máximo 0.3 miligauss. Wertheimer y Leeper reportaron que los niños que vivían en casas cerca de líneas eléctricas de poder tuvieron 2 o 3 veces mayor posibilidad de desarrollar cáncer, particularmente leucemia, linfomas y tumores del sistema nervioso que los niños que viven en casas más alejadas de estas configuraciones de alta corriente. Estos resultados fueron confirmados en general por estudios subsecuentes controlados hechos por Savitz et al. En 1989 la Oficina de Evaluación Tecnológica (OTA) publicó un descubrimiento clave que indica que los campos electromagnéticos de 60 Hz y otras bajas frecuencias pueden interactuar con los órganos y las células individuales produciendo cambios biológicos.


Nosotros recomendamos que para disminuir nuestro nivel de fuerza de nuestro campo electromagnético interior, desconectemos todos nuestros aparatos eléctricos, cuando no los estemos utilizando, ya que, muchos de ellos, a pesar de estar apagados, siguen produciendo un campo electromagnético si permanecen conectados a la línea eléctrica. Uno de los aparatos domésticos más comunes en nuestros días, es la televisión, la cual, además de producir una pequeña cantidad de radiación ionizante (como rayos X) también produce radiación no ionizante electromagnética que sale de todo el aparato. Aclaro esto porque muchas personas piensan que solamente se emiten campos electromagnéticos enfrente del aparato de televisión.

Nuestros televisores son una fuente radiante de amplia banda, de los 60 Hz hasta radio frecuencias dentro del rango de los MHz. Las radiaciones emitidas por la TV salen en todas direcciones. Podemos decir, de una manera general que entre más grande es la televisión, mayor es la fuerza del campo electromagnético que emite y por consiguiente se extenderá más lejos. Por todo esto, recomendamos que las personas (particularmente los niños) al ver la TV se sienten a una distancia donde el nivel de fuerza del campo electromagnético sea máximo de 1 miligauss.

Con relación a las terminales de video de las computadoras, podemos decir que aquí el problema es mayor, ya que muchas computadoras tienen pegado el teclado a la pantalla, lo cual, aumenta la dosis de radiación. Además de estar exactamente al nivel de la cabeza. En estos casos, recomendamos que el operador esté al menos a un metro de distancia de la terminal de video para evitar riesgos y que el nivel electromagnético sea de aproximadamente 1 miligauss. En la actualidad, cada vez son más las compañías que producen computadoras que emiten un nivel bajo de radiación.

Otro punto relacionado con los campos electromagnéticos son las luces fluorescentes. Todos sabemos que son más baratas y duran más que las incandescentes. Es muy importante recalcar que la luz fluorescente, además de producir una luz con espectro mucho más angosto (lo cual, no es bueno biológicamente), produce un campo electromagnético más fuerte. Por ejemplo, si medimos el campo magnético de un foco de 60 wats incandescente, encontraremos a 5 cm de distancia un nivel de 0.3 miligauss. Si valoramos el campo electromagnético a una distancia de 15 cm, veremos que es de .05 miligauss. En cambio, si hacemos lo mismo con un foco fluorescente, veremos que a 5 cm de distancia un foco de 10 wats produce un campo electromagnético de 6 miligauss y a 15 cm, el campo es de 2 miligauss; fuera del rango de seguridad desde el punto de vista biológico.

En los estudios que hicimos hace algunos años en el Programa de Estudios de Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara hemos corroborado que un reloj eléctrico produce un campo magnético sorprendentemente alto por el pequeño motor eléctrico que lo activa. Hemos visto que un reloj eléctrico común en el buró de la recámara produce un campo magnético de 5 a 10 miligauss a 70 cm de distancia, es decir, directamente sobre la cabeza del propietario. Por lo cual, recomendamos que se usen relojes de baterías.

Los secadores comunes de pelo, producen en general un campo magnético muy fuerte. Por ejemplo, uno de 1200 wats produce a 15 cm de distancia, un campo de 50 miligauss. Para una persona que lo usa diario sólo para secar su pelo, tal vez, la dosis no es muy alta, pero hay reportes preliminares de que las estilistas que los usan diario durante varias horas, tienen una incidencia de cáncer de senos más alta que la del público en general.

Con relación a los calentadores eléctricos, podemos decir que la mayoría de ellos producen un campo de 23 miligauss a 15 cm y algunos más modernos que se colocan en los techos llegan a producir un campo de 10 miligauss en el cuarto entero!

Los hornos de microondas ofrecen el mismo problema que las computadoras en lo que se refiere a la emisión de campos electromagnéticos. No existe un nivel seguro de exposición a las microondas determinado todavía, por lo cual, les recomendamos a los usuarios, revisarlos regularmente para evitar la liberación anormal de radiación y recalcamos que no deben acercarse al horno de microondas mientras esté funcionando.

En nuestros días, tenemos una gran variedad de aparatos radiotransmisores, los cuales, anteriormente sólo utilizaban gentes que los necesitaban para poder trabajar como la policía, bomberos, etc. Ahora, tenemos radio CB, teléfonos inalámbricos, teléfonos celulares, sistemas de seguridad de casas y oficinas, juguetes de control remoto y tantos otros aparatos. El Dr. Samuel Miham del Departamento de Salud del Estado de Washington ha reportado una incidencia de leucemia mucho mas alta entre los operadores amateur de radio que el público en general. Por lo cual, se recomienda que todos estos aparatos se utilicen únicamente cuando sea necesario y por el período más corto posible de tiempo.


Como todos sabemos, en la actualidad nos estamos enfrentando a enfermedades que eran desconocidas hace algunos años. También se ha visto que muchas enfermedades que consideraban erradicadas, están regresando. Los nuevos paradigmas de la ciencia nos pueden dar algunas claves para conocer el surgimiento de estas enfermedades y la reaparición de las consideradas erradicadas. En teoría, una enfermedad que aparece de ninguna parte, puede estar causada por un cambio genético en un microorganismo preexistente (una bacteria o un virus) que produce nuevas características patológicas.

Por otro lado, algunos investigadores consideramos que lo que sucede es que el debilitamiento del campo magnético de la tierra y el exceso de otros campos electromagnéticos en otras frecuencias, está causando que la resistencia inmunológica de la humanidad disminuya gradualmente.

Se puede agregar al debate de los campos electromagnéticos y la salud, una relación interesante entre la enfermedad de Alzheimer y la exposición a los mismos. En un congreso reciente realizado en Minneapolis, el investigador Joseph Sobel de la Universidad del Sur de California reportó sobre tres estudios que demuestran lazos dramáticos entre la exposición en el lugar del trabajo a fuertes campos electromagnéticos y un riesgo posterior a la enfermedad degenerativa del cerebro. Los sujetos a exposiciones altas fueron 3 veces más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer que la gente que no trabajaba alrededor de campos eléctricos. Dos de estos estudios se realizaron en Finlandia, otro en Los Angeles. Se incluyeron 386 pacientes y 475 sujetos de control.

Cada vez son más los gobiernos que toman acción concreta en informar a la ciudadanía sobre los efectos de los campos magnéticos. Por ejemplo, el Departamento de Servicios de Salud del Estado de California publicó un estudio llamado Los campos magnéticos y eléctricos: mediciones y posibles efectos en la salud humana. También existe un protocolo para la medición de los campos magnéticos de 60 Hertz en las casas.

*Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C. y Coordinador de los Diplomados en Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara
hector@solorzano.com http://www.hector.solorzano.com

Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Mar, 20 Mar 2007 5:59 pm Responder citandoVolver arriba

Noruega

Radiación y Salud
http://www.health-vibes.com/radiation_and_health.pdf

Fuente:
http://www.health-vibes.com/index.asp

Instituto de Vibes de la salud
Norderhovgata 4
0654 Oslo
Noruega

Teléfono: +47 2257 2203
Fax: +47 2257 2203

Personal del email en:

Warren Brodey M.D.
wbrodey@gmail.com

Børge Mørk
borgem@online.no
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Jue, 22 Mar 2007 9:32 am Responder citandoVolver arriba

Valencia

Publicada en:

http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pNumEjemplar=3476&pIdSeccion=23&pIdNoticia=283402&rand=1174538833116
22/03/2007

La «onda herciana», un experimento global

Manuel portolés


Tomo prestada la primera parte de este título de los tebeos de Diego Valor y el capitán Portolés (1954, Edicolor SA), que batallaban en 2025 contra seres de otra galaxia, para referirme a la radiación electromagnética. Mientras que la segunda parte del mismo hace referencia a la progresión de esta herramienta de comunicación (telefonía móvil GSM, 900 y 1800 megahercios, 2G, desde 1995 entre nosotros, o la reciente UMTS, hasta 2450 megahercios, 3G), calificada como uno de los mayores experimentos globales del siglo.
Mostraré a continuación algunas evidencias científicas que justifican la aplicación del principio de precaución (concepto que respalda la adopción de medidas protectoras antes de contar con una prueba científica completa de un riesgo; acuerdo del Consejo de Europa de 2000) para el desarrollo especial de la telefonía móvil y de las conexiones inalámbricas en el planeta. Tesis que es contraria a la opinión oficial («tipo OMS») anclada reiteradamente en la inocuidad para los humanos de estas tecnologías que juguetean con la «onda herciana». Para no abrumar, citaré una parte de la literatura reciente sobre las consecuencias biológicas de la radiación electromagnética. Y también analizaremos si vivir cercanos a las estaciones base de telefonía móvil es peligroso para la salud. Será por lo tanto un artículo pesimista que usted puede decidir acabar de leer en este punto.

Tumores cerebrales y móviles

En 2003, un estudio realizado en Suecia, por el grupo del profesor Hardell, con casi 2000 pacientes, ponía en evidencia el aumento de astrocitomas (un tipo de tumor cerebral maligno o canceroso, glioma) entre los usuarios de móviles. Un año más tarde, también en Suecia (cuna de la telefonía móvil) otro estudio publicado en Epidemiology, informaba del aumento del riesgo de padecer «neuromas acústicos» (tumor benigno no canceroso en el nervio acústico que va del cerebro al oído), casi cuatro veces más en el lado de la cabeza donde se coloca el artefacto; eso sí, entre usuarios con más de 10 años de experiencia electromagnética.
Comienza 2006 con el «informe» europeo Interphone que dice no encontrar diferencias significativas para tumores cerebrales entre usuarios de telefonía móvil. Y avanza el año con el trabajo del grupo de Schüz en Alemania que publican en American Journal of Epidemiology un aumento de gliomas entre usuarios de más de 10 años de telefonía móvil. De nuevo el grupo de Hardell publica ese mismo año en Archives Occupacional Enriromental Health un aumento de tumores del nervio acústico.
Por cierto, ya en la navidad de 2004, el informe oficial «Proyecto Reflex» demuestra que los campos electromagnéticos generados por la telefonía móvil rompen el ADN y producen aberraciones cromosómicas; la UE paralizó su financiación. Y antes, en 2001, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasifico a las radiaciones electromagnéticas de frecuencias extremadamente bajas como «posiblemente carcinógenos en humanos» (basándose en estudios epidemiológicos de leucemia infantil); comparten esta categoría entre otros, el estireno, el escape de motores de gasolina, o los humos de las soldaduras.

Estaciones bases y salud

Uno de los primeros estudios que tratan del estado de salud de vecinos de estaciones bases de telefonía móvil es del francés Roger Santini en 2001 (desgraciadamente fallecido en 2006). Su estudio indica que a menos de 100 metros aumenta la irritabilidad, la depresión, la pérdida de memoria, las dificultades de concentración y los vértigos; y a menos de 200 metros aumentan los dolores de cabeza, las alteraciones del sueño o la fatiga, entre otros síntomas.
Estudios del mismo autor en 2002 y 2003 confirman estos hallazgos, indicando además una mayor sensibilidad a la radiación electromagnética en las mujeres y personas de 65 años.
En 2003, un grupo de científicos valencianos relacionan, por primera vez en la literatura, estos problemas de salud de los vecinos de las antenas con la cantidad de radiación electromagnética que, sin pedir permiso, penetra en sus viviendas; la proximidad empeora su salud. En 2006, el grupo de Hutter confirma de nuevo todos estos resultados.
Respecto al cáncer aparecen en 2004 y 2005 dos «informes» uno en Israel y otro en Alemania que indican la posibilidad de padecer un tumor, casi 10 veces más, entre los vecinos de las antenas «repetidoras» que reciben en torno a 15 microwatios/cm2 todos los días. También en 2004 aparece en International Journal Cancer Prevention un estudio que demuestra un aumento del riesgo de cáncer, cinco veces más, entre vecinos que viven a 350 metros de una estación base.
Pero este tema no debería de ser desconocido en las cabezas pensantes que cohabitan los organismos internacionales encargados de custodiar la salud del planeta. Desde 1996 han sido varios los trabajos que relacionaban la radiación electromagnética, procedente de estaciones de radio-televisión, con aumento de leucemias y cánceres de vesícula, por ejemplo, además de alteraciones inmunológicas, en la memoria o trastornos musculares, entre los vecinos; todo esto ocurría en radios de 2 a 12 kilómetros del punto de emisión. Recientemente, el grupo de Michelozzi publicaba en American Journal of Epidemiology un aumento de los fallecimientos por leucemia en un radio de 6 kilómetros de la estación de Radio Vaticano en Roma. Amén.

Principio de precaución

Ante estos resultados, un botón del traje «evidencias científicas», diferentes países del continente han reducido la emisión de radiofrecuencias acogiéndose al principio de precaución; sirva como ejemplo, Italia, Luxemburgo o en Austria (Salzburgo), con densidades de potencia de 10, 5 y 0,1 microwatios/cm2, respectivamente.
En España, desde el gobierno de Aznar, se permiten 450 y 900 microwatios/cm2 para las frecuencias de 900 y 1800 megahercios
. Por cierto, el gobierno socialista debe tener claro este tema, pues desde que en 2004 disolvió al comité de «expertos» popular no abre la boca y los vecinos se cabrean con la llegada a sus viviendas, en tropel, de las «ondas hercianas». Recomendable, para saber más, la visita a la web de AVAATE (www.avaate.org) o al «cuaderno de bitácora» de ACACEM (http://acacem.blogspot.com).
Roger Santini, en uno de los últimos email solicitaba la aplicación del principio de precaución para la radiación electromagnética, y por lo tanto una regulación de las emisiones de las antenas, además de indicar una serie de recomendaciones para la población si no se activaban estos mecanismos de protección de la salud. Estas son: (1) evitar colocar estaciones bases a menos de 300 metros de lugares habitados; (2) en ningún caso el lóbulo de la antena estará orientado hacia las viviendas, colegios, hospitalesÉ; (3) en las inmediaciones de las antenas no deberemos estar expuestos a una densidad de potencia superior a 0,1 microwatios/cm2; (4) la comunicación mediante teléfono móvil no debería sobrepasar los 3 minutos por llamada, con un máximo de 5 llamadas al día; y (5) los jóvenes menores de 16 años no deben de utilizar el móvil, están en pleno desarrollo, exclusivamente en casos de urgencia, tal y como recomiendan estudios en Gran Bretaña y Rusia.
Valga este artículo como testimonio a Roger Santini, pionero en el estudio del «síndrome de las microondas» o enfermedad de las radiofrecuencias en Europa. Descanse en paz.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Jue, 12 Abr 2007 8:30 am Responder citandoVolver arriba

Alemania

Publicado en:
http://www.diagonalperiodico.net/article3591.html
12/04/2007

UN ESTUDIO ALEMÁN ALERTA DEL RIESGO DE LAS ANTENAS DE TELEFONÍA MÓVIL
Zona cancerígena a 400 metros de una antena
Sara Plaza Casares / Madrid
Nuevos estudios europeos alertan sobre la relación entre la exposición a radiación electromagnética y el cáncer. La regulación europea sigue siendo débil y supeditada al ‘lobby’ del sector.
ANTENAS NO.

Tres personas fueron detenidas en la instalación de la antena de móviles de Vodafone en la calle Cavanilles, en Madrid, el pasado 17 de octubre /Sarah BienzolasLa reciente subida tarifaria de las principales compañías de telefonía móvil afectará, posiblemente, a nuestros bolsillos. Pero éstos no son los únicos que pueden verse dañados por la creciente penetración de la cobertura inalámbrica en nuestras vidas. Según un estudio recientemente publicado por la revista alemana Umwelt Medizin Gesellschaft realizado por la Agencia Federal de Radiaciones de Alemania, la radiación electromagnética emitida por las antenas de telefonía móvil puede causar problemas de salud como “un incremento de abortos, daños en el ADN, cambios en la actividad eléctrica del cerebro, depresiones, insomnio o cáncer”.
Wolfgang König, presidente de las oficinas federales para la protección contra radiaciones, hizo un llamamiento expreso a todos los médicos de la ciudad de Naila (Oberfranken, Alemania) para que valorasen los riesgos producidos por radiaciones de telefonía móvil. Para ello se realizó un seguimiento de casi mil pacientes durante el periodo de 1994 a 2004.

Los resultados del estudio muestran que la proporción de nuevos casos de cáncer en pacientes que habían vivido durante los últimos diez años a una distancia menor a 400 metros de estaciones base de telefonía móvil era significativamente más alta que la de otros pacientes que vivieron más alejados de la antena. Además los que vivieron a una distancia menor a 400 metros enfermaron a una edad promedio más joven.

“Hoy en día hay suficientes estudios que alertan del peligro de la radiación electromagnética emitida por las antenas de telefonía”, corrobora Pedro Belmonte, de Ecologistas en Acción. Destaca el estudio Reflex, financiado por la Unión Europea, en el que participaron 12 países (el Estado español es uno de ellos). La investigación se realizó durante cuatro años y su objetivo fue determinar la influencia de campos electromagnéticos, entre ellos los producidos por las emisiones de la telefonía móvil, sobre las células del cuerpo humano. Los investigadores llegaron a la conclusión de que “las ondas electromagnéticas producen alteraciones del ADN que transporta la información genética en el núcleo de las células y cambios en éstas”.

Débil regulación

Con el fin de regular la instalación de antenas de telefonía móvil, el Consejo de la Unión Europea emitió una recomendación que advierte a los Estados miembros de la necesidad de adoptar medidas y políticas para prevenir “los efectos nocivos que, se sabe, pueden resultar de la exposición a campos electromagnéticos” (recomendación de 12 de julio de 1999). Según Pedro Belmonte, “no hay directiva, sólo hay recomendaciones. El intento de directiva fue frustrado por la presión del lobby de las empresas de telefonía móvil”. Además, esta recomendación está redactada “en función de los efectos térmicos y éstos no son los únicos”.

Tal y como explica Javier Espinosa, miembro de la Comisión de Antenas de Telefonía Móvil de la Federación Regional de la Asociación de Vecinos de Madrid (FRAVM), los efectos de las ondas electromagnéticas sobre el cuerpo humano que se están debatiendo son de dos tipos. Por un lado, se habla de los efectos térmicos de la radiofrecuencia que tienen que ver con el aumento de la temperatura cerebral en casi 1 ºC. Y, por otro, se están estudiando los efectos no térmicos relacionados con las posibles interferencias que puedan causar las ondas electromagnéticas en la comunicación entre las células. Los fallos en la transmisión celular causan “efectos a largo plazo” y, tal y como recoge un informe de pautas sobre instalación de antenas de telefonía móvil de la Asociación Consumidores y Vecinos, “están derivados de niveles de exposición mucho más bajos (...) y pueden darse en personas que pasan largos periodos de tiempo en un radio de hasta 300 o 500 metros de una antena”. En estos efectos se han centrado tanto el estudio realizado por la Agencia Federal de Radiaciones Alemana como el informe Reflex, anteriormente citados.

“La ley de telefonía móvil ha sido redactada al dictado de las grandes compañías de telefonía móvil”, afirma Pedro Belmonte. “Por tanto, desde Ecologistas en Acción pedimos una reducción de los niveles de emisión fijados en la ley para alcanzar una cantidad que no produzca daños cerebrales”. Por otro lado, señala que “hay estudios financiados por las empresas de telefonía móvil que intentan quitarle hierro al asunto”. La FRAVM, por su parte, exige que “se aplique el principio de precaución” y que “no se implanten más antenas hasta que no se demuestre que son inocuas”.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Lun, 16 Abr 2007 9:49 am Responder citandoVolver arriba

EE.UU.

Publicado en:
http://www.maikelnai.es/?p=448
15 Abril, 2007 on 5:24 pm

¿Podrían ser los teléfonos móviles la causa de la desaparición de las abejas?

La radiación emitida por los teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos podrían ser la responsable de la desaparición del 70% de las colonias de abejas en algunas zonas de los Estados Unidos, según algunos informes.

A pesar de que para algunos esta teoría es proco probable, varios científicos empiezan a culpar a los teléfonos móviles a medida que tratan de solucionar el misterio de la desaparición de las abejas. Aparentemente la radiación interfiere con los sistemas de navegación de las abejas, lo cual evita que estas encuentren el camino de vuelta a sus colmenas.

El pasado otoño, los apicultores comenzaron a informar sobre un desastre en cadena que afectaba a gran escala a sus colmenas. Aparentemente las abejas desaparecían de la colonia y morían, solas y lejos de casa. Sin abejas que aportasen alimento, la colmena moría irremediablemente. El problema ya ha afectado a la mitad de los estados en EE.UU., y en la costa Este se informa de la pérdida de hasta el 70% de las colmenas.

El problema se está expandiendo a Europa con implicaciones alarmantes debido al papel imprescindible que estos insectos juegan en la polinización de los cultivos explotados por los humanos. Albert Einstein dijo en su día que si las abejas desapareceran “a la humanidad solo le quedarían 4 años de vida”.

Investigadores alemanes han demostrado que las abejas cambian su comportamiento cerca de las líneas de electrificado, y un nuevo estudio realizado por la Universidad Landau señala que las abejas se niegan a regresar a sus colmenas si un teléfono móvil (el del apicultor, por ejemplo) se encuentra cerca.

El Dr. George Carlo, científico lider de un estudio a gran escala encargado por el gobierno de los EE.UU. y destinado a descubrir los efectos de los teléfonos móviles ha dicho: “Estoy convencido de que esta posibilidad es real”.

Traducido de Could mobile phones be killing millions of bees.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Lun, 16 Abr 2007 5:28 pm Responder citandoVolver arriba

Panamá

Noticia completa en:
http://www.pa-digital.com.pa/archive/04162007/cienciat.shtml
16/04/2007

Cuidado, no hable mucho

En lo que están de acuerdo los organismos internacionales de salud y los fabricantes de móviles es en la necesidad de nuevos estudios sobre los efectos del uso del celular.


[..]

Para Daniel Cervantes, profesor de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), este experimento lo único que ha permitido es entender que las microondas actúan como radiación que produce calor, lo cual puede ser peligroso por ejemplo para los ojos y los testículos, que son puntos sensibles del cuerpo.

Cervantes explicó que está comprobado que el calor puede ocasionar cataratas, así como disminuir la producción de espermatozoides, lo que afecta la fertilidad del ser humano. No obstante, aclaró que es el calor que emite un artefacto.

De acuerdo con Cervantes, los estudios sobre los celulares no están 100% claros, por ello es recomendable no hablar mucho tiempo por ellos.

Recomienda tener el celular alejado de la cama, porque aunque no se esté utilizando éste recibe y envía señales como si estuviera funcionando regularmente.

Además, después de cada llamada se debe esperar cierto tiempo para hacer otra, para darle al organismo el tiempo adecuado de recuperarse por si hubo algún tipo de calentamiento.

Esto porque las radiaciones tienen efectos térmicos, ya que la energía electromagnética causa un aumento mesurable en la temperatura del objeto o persona; mientras que los efectos no térmicos se producen cuando la energía de la onda es insuficiente para elevar la temperatura por encima de las fluctuaciones de temperatura normales del sistema biológico.

LOS PRO Y LOS CONTRA DE LOS CELULARES

El doctor Adam Burgess, de la Universidad de Kent, publicó una investigación hace más de un año en la que alega que los celulares no causan ningún daño a la salud.

El doctor, sin embargo, no está seguro sobre el futuro. "Es posible que algún riesgo hasta ahora desconocido se presente en el futuro, pero tenemos que poner los beneficios de su uso y los posibles riesgos en una balanza".

Mientras que un estudio realizado por el Instituto Karolinska, en Suecia, sugirió que el uso de un móvil por más de diez años aumenta cuatro veces el riesgo de que se desarrollen ciertos tumores en los oídos.

Incluso un estudio holandés encontró entre sus resultados que el uso prolongado del celular afecta la función cerebral.

Más aún, otros experimentos elaborados también en Europa descubrieron que las radiaciones del celular causan daños en el ADN, ya que las ondas electromagnéticas que producen los teléfonos móviles dañan las cadenas que transportan la información genética contenidas en el núcleo de las células.

Para los principales fabricantes de teléfonos móviles se necesita hacer más investigaciones sobre el posible daño que causa al ADN, la radiación que emiten estos aparatos, después de que un estudio de 12 institutos europeos informara que dicha radiación tiene efectos perjudiciales permanentes.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Lun, 23 Abr 2007 4:47 pm Responder citandoVolver arriba

Austria

Publicado en:

http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.moonbuggy.org/&sa=X&oi=translate&resnum=1&ct=result&prev=/search%3Fq%3DCancer%2Bclusters%2Bat%2Bphone%2Bmasts.%2BSEVEN%2Bclusters%2Bof%2Bcancer%2Band%2Bother%2Bserious%2Billnesses%2B%26hl%3Des%26sa%3DG

[..]
Similar studies have been reported in Austria, by [I][B]Dr Gerd Oberfeld, showing a three-fold increase in cancer of those residents within a 400 metre radius of base stations compared with those outside this boundary. Locally, we have had 2 cancer deaths occurring in very close proximity to a base station (incidentally, adjacent to both an electricity substation and overhead powerlines - both suggested to be linked with 'electrical hypersensitivity'). [/B][/I]To 'reassure' residents, monitoring was carried out and a report provided stating emissions to be 1.4% ICNIRP maximum levels and therefore 1/70th of the maximum accepted 'safe level'.
According to many websites, UK (NRP/ICNIRP) maximum levels are "ridiculouly high" (up to 10,000 times levels of other countries). See www.land-sbg.gv.at/celltower for recommended guiedlines
. Dr Oberfeld advises us via e-mail of the need for more precise measurement. A response re: this suggestion from the mast owners is eagerly awaited.

Michael Dashwood, Watford, Herts
[...]
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Mar, 24 Abr 2007 9:48 am Responder citandoVolver arriba

Madrid

Publicado en:
http://www.adnmundo.com/contenidos/actualidad/wifi_riesgos_salud_ninos_ac230407.html
23/04/2007

WiFi: alertan sobre riesgos para la salud en niños

Un organismo británico advirtió sobre los efectos de la radiación producida por las redes inalámbricas. Temen que pueda causar cáncer y senilidad prematura.

La Agencia de Protección de la Salud, máxima autoridad en cuestiones sanitarias en el Reino Unido, advirtió sobre los posibles riesgos de utilizar redes WiFi en escuelas. El presidente del organismo, Sir William Stewart, un investigador retirado que dirigió dos trabajos sobre los peligros de los teléfonos móviles, quiere realizar un monitoreo de los alumnos para comprobar que la nueva tecnología no produce enfermedades.

Según un artículo publicado por la edición dominical del periódico The Independent, más de la mitad de las escuelas primarias y un 80% de los secundarios británicos tienen instaladas redes WiFi. Sin embargo, muchos gobiernos provinciales ingleses ya han tomado algunas acciones para limitar el uso de redes inalámbricas en las aulas, mientras que una escuela ha decido remover parcialmente el sistema después de que un maestro enfermara.

Si bien prácticamente no hay estudios respecto a los efectos del WiFi en los alumnos, la radiación emitida por una red de estas características es similar a la producida por las antenas de telefonía celular y los teléfonos móviles. The Independent asegura que investigaciones recientes han establecido una conexión entre la radiación producida por la telefonía celular y casos de cáncer y daño cerebral.

El profesor Olle Johansson, del prestigioso Instituto Karolinska en Suecia, afirmó que está muy preocupado sobre la enorme difusión del WiFi, y aseguró que hay “miles” de artículos científicos relativos a sus efectos adversos. Por su parte, en el estado austriaco de Salzburgo, el gobierno ha estado sugiriendo a las escuelas no instalar redes WiFi durante los últimos 16 meses, y está considerando una prohibición
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Mar, 24 Abr 2007 5:51 pm Responder citandoVolver arriba

Fuente:
http://www.rfcom.ca/bibliography/exposure.shtml


Epidemiological studies

Ahlbom A, Feychting M (1999): Re: use of cellular phones and the risk of brain tumours: A case-control study. Int J Oncol 15:1045-1047.

Ali Kahn A, O'Brien DF, Kelly P, Phillips JP, et al. (2003): The anatomical distribution of cerebral gliomas in mobile phone users. Irish Med J 96:240-242.

Armstrong B, Theriault G, Guenel P, et al. (1994): Association between exposure to pulsed electromagnetic fields and cancer in electrical utility workers in Quebec, Canada, and France. Am J Epidemiol 140:805-820.

Auvinen A, Hietanen M, Luukkonen R, Koskela R-S (2002): Brain tumors and salivary gland cancers among cellular telephone users. Epidemiology 13:356-359.

Baumgart-Elms C, Ahrens W, Bromen K, Boikat U, et al. (2002): Testicular cancer and electromagnetic fields in the workplace: results of a population based case-control study in Germany. Cancer Causes Control 2002;13:895-902.

Berg G, Schuz J, Samkange-Zeeb F, Blettner M (2004): Assessment of radiofrequency exposure from cellular telephone daily use in an epidemiological study: German validation study of the international case-control study of cancers of the brain-INTERPHONE-Study. Journal of Exposure Analysis and Environmental Epidemiology Jul 21 (Epub ahead of print).

Berg G, Spallek J, Schuz J, Schlefor B, et al. (2006): Occupational exposure to radio frequency/microwave radiation and the risk of brain tumours: Interphone study group, Germany.
Am J Epidemiol 164:538-548.

Boice JD, McLaughlin JK. Epidemiologic studies of cellular telephones and cancer risk - a review. Swedish Radiation Protection Authority, 2002.

Cantor KP, Stewart P, Brinton L, et al. (1995): Occupational exposures and female breast cancer mortality in the United States. J Occup Environ Med 37:336-48.

Cardis E, Kilkenny M (1999): International case-control study of adult brain, head and neck tumours: Results of the feasibility study. Radiat Prot Dosim 83:179-183.

Charlton A, Bates C (2000): Decline in teenage smoking with rise in mobile phone ownership: hypothesis. BMJ 321:1155.

Chia S-E, Chia H-P, Tan J-S (2000): Vlassov V. Health hazards of mobile phones. BMJ 321:1155

Chia S-E, Chia H-P, Tan J-S (2000): Prevalence of headaches among handheld cellular telephone users in Singapore: A community study. Environmental Health Perspectives 108:1059-1062.

Christensen HC, Schuz J, Kosteljanetz M, Skovgard H, et al. (2004): Cellular telephone use and risk of acoustic neuroma. Am J Epidemiol 159:277-283

Christensen HC, Schuz J, Kosteljanetz M, Skovgaard Poulsen H, et al. (2005): Cellular telephones and risk for brain tumours: A population-based, incident case-control study. Neurology 64:1189-1195.

Coggon D (2006): Health risks from mobile phone base stations. Occup Environ Med 63:298-299.

Cooper D, Hemmings K, Saunders P (2001): Re: "Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain. I. Sutton Coldfield transmitter; II. All high power transmitters". (Letter). Am J Epidemiol 153:202-4.

Cherry N (2001): Re: "Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain. I. Sutton Coldfield transmitter; II. All high power transmitters". (Letter). Am J Epidemiol 153:204-5.

Cook A, Woodward A, Pearce N, Marshall C (2003): Cellular telephone use and time trends for brain, head and neck tumours. NZMJ 116:No. 1175

Davis RL, Mostofi FK. (1993): Cluster of testicular cancer in police officers exposed to hand-held radar. Am J Ind Med 24:231-3.

De Roos AJ, Teschke K, Savitz DA, Poole C, et al. (2001): Parental occupational exposures to electromagnetic fields and radiation and the incidence of neuroblastoma in offspring. Epidemiology 12:508-517.

Demers PA, Thomas DB, Rosenblatt KA, et al. (1991): Occupational exposure to electromagnetic fields and breast cancer in men. Am J Epidemiol 134:340-7.

Dolk H, Shaddick G, et al. (1997a): Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain. I. Sutton Coldfield transmitter. Am J Epidemiol 145:1-9.

Dolk H, Elliott P, et al. (1997b): Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain. II. All high power transmitters. Am J Epidemiol 145:10-17.

Dolk H (2001): Re: "Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain. I. Sutton Coldfield transmitter; II. All high power transmitters". (Letter). Am J Epidemiol 153:205.

Dreyer NA, Loughlin JE, Rothman KJ (1999): Cause-specific mortality in cellular telephone users. JAMA 1999;282:1814-1816.

Dreyer NA, Loughlin JE, Rothman KJ (1999): Epidemiological safety surveillance of cellular telephones in the US. Radiat Protect Dosim 83:159-163.

Erman M, et al. (2001): Cellular telephones and brain tumors (letter). N Engl J Med 344:1331.

Finkelstein MM (1998): Cancer incidence among Ontario police officers. Amer J Ind Med 34;157-162.

Funch DP, Rothman KJ, Loughlin JE, Dreyer NA (1996): Utility of telephone company records for epidemiologic studies of cellular telephones. Epidemiology 7:299-302.

Garland FC, Shaw E, Gorham ED, Garland CF, et al. (1990): Incidence of leukemia in occupations with potential electromagnetic field exposure in United States navy personnel. Amer J Epidemiol 132:293-303.

Grayson JK (1996): Radiation exposure, socioeconomic status, and brain tumor risk in the US Air Force: A nested case-control study. Am J Epidemiol 143:480-6.

Groves FD, Page WF, Gridley G, Lisimaque L, et al. (2002): Cancer in Korean War Navy technicians: Mortality survey after forty years. Ann Epidemiol 12:488-534.

Hallberg O, Johansson O. Mobile handset output power and health. Electromagnetic Biology and Medicine. 2004;23:229-239.

Hallberg O (2007): Adverse health indicators correlating with sparsely populated areas in Sweden. Eur J Cancer Prev 16:71-76.

Hardell L, Nasman A, Pahlson A, et al. (1999): Use of cellular telephones and the risk for brain tumours: A case-control study. Int J Oncol 15:113-6.

Hardell L, Nasman A, Pahlson A, Hallquist A (2000): Case-control study on radiology work, medical x-ray investigations, and use of cellular telephones as risk factors for brain tumors. MedGenMed, May 4, 2000 (www.medscape.com/Medscape/General Medicine/journal/2000/v02.n0)

Hardell L, Mild KH (2001): Cellular telephones and risk of brain tumours (letter). Lancet 357:960-1.
Hardell L, Mild KJ (2001): Handheld cellular telephones and brain cancer risk (letter). JAMA 285:1838.

Hardell L, Hallquist A, Mild KH, Carlberg M, et al. (2002): Cellular and cordless telephones and the risk for brain tumours. Eur J Cancer Prev 11:377-386.

Hardell L, Mild KH, Carlberg M (2002): Case-control study on the use of cellular and cordless phones and the risk for malignant brain tumours. Int J Radiat Biol 78:931-936.

Hardell L, Mild KH, Carlberg M. (2003): Further aspects on cellular and cordless phones and brain tumours. Int J Oncol 22:399-407.

Hardell L, Carlberg M, Mild KH (2005a): Use of cellular telephones and brain tumour risk in urban and rural areas. Occup Environ Med 62:390-394.

Hardell L, Carlberg M, Mild KH (2005b): Case-control study in cellular and cordless telephones and the risk for acoustic neuroma or meningioma in patients diagnosed 2002-20003. Neuroepidemiology 25:120-128.

Hardell L, Carlberg M, Mild KH (2006a): Pooled analysis of two case-control studies on the use of cellular and cordless telephones and the risk of benign brain tumours diagnosed during 1997-2003. Int J Oncol 228:509-518.

Hardell L, Carlberg M, Mild KH (2006b): Case-control study of the association between the use of cellular and cordless telephones and malignant brain tumours diagnosed during 2000-2003. Environ Res 100:232-241.

Hardell L, Carlberg M, Mild KH (2006c): Pooled analyses of two case-control studies on use of cellular and cordless telephones and the risk for malignant brain tumours diagnosed in 1997-2003. Int Arch Occup Environ Health, published on-line March 16.

Hardell L, Carlberg M, Ohlson C-G, Westberg H, et al. (2006): Use of cellular and cordless telephones and risk of testicular cancer. International Journal of Andrology ISSN 0105-6263.

Hayes RB, Brown LM, Pottern LM, et al. (1990): Occupation and risk of testicular cancer: a case-control study. Int J Epidemiol 19:825-31.

Hepworth SJ, Schoemaker MJ, Muir KR, Swerdlow AJ, et al. (2006): Mobile phone use and risk of glioma in adults: case-control study. BMJ (published online 20 January)

Hillert L, Berglind N, Arnetz BB, Bellander T (2002): Prevalence of self-reported hypersensitivity to electric or magnetic fields in a population-based questionnaire survey. Scand J Work Environ Health 28:33-41.

Hocking B, Gordon IR, Grain HL, Hatfield GE (1996): Cancer incidence and mortality and proximity to TV towers. Med J Aus 165:601-5.

Holly EA, Aston DA, Ahn DK, et al. (1996): Intraocular melanoma linked to occupations and chemical exposures. Epidemiology 7:55-61.

Hutter H-P, Moshammer H, Wallner P, Kundi M (2006):Subjective symptoms, sleeping problems, and cognitive performance in subjects living near mobile phone base stations. Occup Environ Med 63:307-313.

Inskip PD, Hatch EE, Stewart PA, et al. (1999): Study design for a case-control investigation of cellular telephones and other risk factors for brain tumours in adults. Radiation Protection Dosimetry 86:45-52.

Inskip PD, Tarone RE, Hatch EE, Wilcosky TC, et al. (2001): Cellular-telephone use and brain tumors. New England Journal of Medicine 344:79-86.

Inskip PD (2001): Frequent radiation exposures and frequency-dependent effects: The eyes have it. Epidemiology 12:1-4.

Inskip PD, et al. (2001): Cellular telephones and brain tumors (letter). N Engl J Med 344:1332.

Johansen C, Olsen JH (1999): Cellular telephones, magnetic field exposure, risk of brain tumours and cancer at other sites: A cohort study. Rad Prot Dos 83:155-7.

Johansen C, Boice JD, McLaughlin JK, Olsen JH (2001): Cellular telephones and cancer - a nationwide cohort study in Denmark. J Natl Cancer Inst 93:203-207.

Johansen C, Boice JD Jr, McLaughlin JK, Olsen JM (2002): Mobile phones and malignant melanoma of the eye. Br J Cancer 86:348-9.

Kane RC (2001): Cellular telephones and brain tumors (letter). N Engl J Med 344:1332.

Kane RC (2001): Handheld cellular telephones and brain cancer risk (letter). JAMA 285:1838.

Klaeboe L, Blaasaas KG, Tynes T (2007): Use of mobile phones in Norway and risk of intracranial tumours. Eur J Cancer Prev 16:158-164

Kundi M (2001): Cellular telephones and brain tumors (letter). N Engl J Med 344:1331.

Kundi M, Mild K, Hardell L, Mattson M-O (2004): Mobile telephones and cancer - a review of epidemiological evidence. Journal of Toxicology and Environmental Health Part B 7:351-384.

Lagorio S, Rossi S, Vecchia P, De Santis M, et al. (1997): Mortality of plastic-ware workers exposed to radiofrequencies. Bioelectromagnetics 18:418-421.

Lahkola A, Salminen T, Auvinen A (2005): Selection bias due to differential participation in a case-control study of mobile phone use and brain tumors. Ann Epidemiol 15:321-325.

Lillienfeld AM, Tonascia J, Libaur CA, Cauthen GM (1978): Foreign service health status study – evaluation of health status of foreign service and other employees from selected European posts. Final report. Washington, DC, US Department of State. 436 p (Contract No. 6025 –619073) NTIS PB-288163

Linet MS, Taggart T, Severson RK, Cerham JR, et al. (2006): Cellular telephones and non-Hodgkin lymphoma. Int J Cancer 119:2382-2388.

Lonn S, Forssen U, Vecchia P, Ahlbom A, et al. (2004): Output power levels from mobile phones in different geographical areas; implications for exposure assessment. Occup Environ Med 61:769-772.

Lonn S, Klaeboe L, Hall P, Mathiesen T, et al. (2004): Incidence trends of adult primary intracerebral tumours in four Nordic countries. Int J Cancer 108:450-5.

Lonn S, Ahlbom A, Hall P, Feychting M (2004): Mobile phone use and the risk of acoustic neuroma. Epidemiology 15:653-659.

Lonn S, Ahlbom A, Hall P, Feychting M, et al. (2005): Long-term mobile phone use and brain tumour risk. Amer J Epidemiol 161:526-535.

Lonn S, Ahlbom A, Christensen HC, Johansen C, et al. Mobile phone use and risk of parotid gland tumor. Am J Epidemiol:2006;164:637-643.

Maskarinic G, Cooper J, Swygert L (1994): Investigation of increased incidence in childhood leukaemia near radio towers in Hawaii: Preliminary observations. J Environ Pathol Toxicol Oncol 13:33-7.

McKenzie DR, Yin Y, Morrell S (1998): Childhood incidence of acute lymphoblastic leukaemia and exposure to broadcast radiation in Sydney—a second look. Aust N Z J Public Health 22(3 suppl):360-7.

Mild KH, Oftedal G, et al. (1998): Comparison of analogue and digital mobile phone users and symptoms: A Swedish-Norwegian epidemiological study. National Institute for Working Life: Ume?, Sweden, http://www.niwl.se/fakta/summery.pdf

Milham S (1988): Increased mortality in amateur radio operators due to lymphatic and haematopoietic malignancies. Am J Epidemiol 127: 50-4.

Morgan RW, Kelsh MA, Zhao K, et al. (2000): Radiofrequency exposure and mortality from cancer of the brain and lymphatic/hematopoietic systems. Epidemiology 11:118-127.

Muhm JM (1992): Mortality investigation of workers in an electromagnetic pulse test program. J Occup Med 34;287-292.

Muscat JE, Malkin MG, Thompson S, Shore RE, et al. (2000): Handheld cellular telephone use and risk of brain cancer. JAMA 284:3001-3007.

Muscat JE, Stellman SD, Malkin MG, Thompson S, et al. (2001): Handheld cellular telephones and brain cancer risk (letter). JAMA 285:1838-1839

Muscat JE, Malkin MG, Shore RE, Thompson S, et al. (2002): Handheld cellular telephone use and risk of acoustic neuroma. Neurology 58:1304-1306.

Navarro EA, Segura J, Portoles M, de Mateo CG-P (2003): The microwave syndrome: A preliminary study in Spain. Electromagnetic Biology and Medicine 22:161-169.

Oftedal G, Wilen J, Sandstrom M, Mild KH (2000): Symptoms experienced in connection with mobile phone use. Occup Med 50:237-245.

Owen RD (2000): Possible health risks of radiofrequency exposure from mobile telephones. Epidemiology 11:99-100.

Park RL (2001): Cellular telephones and cancer: how should science respond? J Natl Cancer Inst 93:166-167.

Parslow RC, Hepworth SJ, McKinney PA (2003): Recall of past use of mobile phone handsets. Radiat Prot Dosim 106:233-240.

Robinette CD, Siverman C, Jablon S (1980): Effects upon health of occupational exposure to microwave radiation (radar) Am J Epidemiol 112:39-53.

Roosli M, Michel G, Kuehni CE, Spoerri A (2007): Cellular telephone use and time trends in brain tumour mortality from 1969 to 2002. Eur J Cancer Prev 16:77-82.

Rothman KJ, Chou CK, et al. (1996): Assessment of cellular telephone and other radio frequency exposure for epidemiological research. Epidemiology 7:291-8.

Rothman KJ, Loughlin JE, Funch DP, Dreyer NA (1996): Overall mortality of cellular telephone customers. Epidemiology 7:303-5.

Rothman KJ (2000):Epidemiological evidence on health risks of cellular telephones. Lancet 356:1837-1840.

Rothman KJ (2001): Cellular telephones and risk of brain tumours (letter). Lancet 357:960-1.

Samkange-Zeeb F, Berg G, Blettner M (2004): Validation of self-reported cellular phone use. Journal of Exposure Analysis and Environmental Epidemiology 14:245-248.

Santini R, Santini P, le Ruz P, Danze JM, et al. (2003): Survey study of people living in the vicinity of cellular phone base stations. Electromagnetic Biology and Medicine 22:41-49.

Schoemaker MJ, Swerdlow AJ, Ahlbom A, Auvinen A, et al. (2005): Mobile phone use and risk of acoustic neuroma: results of the Interphone case-control study in five North European countries. British Journal of Cancer 2005;93:842-848.

Schuz J, Bohler E, Berg G, Schlehofer B, et al. (2006a): Cellular phones, Cordless phones, and the risks of glioma and meningioma (Interphone study group, Germany). Am J Epidemiol 163:512-520.

Schuz J, Petters C, Egle UT, Jansen B, et al. (2006b): The “Mainzer-Wachhund”: results from a watchdog project on self-reported health complaints attributed to exposure to electromagnetic fields. Bioelectromagnetics 27:280-287.

Schuz J, Bohler E, Schlehofer B, Berg K, et al. (2006c): Radiofrequency electromagnetic fields emitted from base stations of DECT cordless phones and the risk of glioma and meningioma (Interphone study group, Germany). Radiat Res 166:116-119.

Schuz J, Jacobsen R, Olsen JH, Boice JD Jr., et al. (2006d): Cellular telephone use and cancer risk: Update of a nationwide Danish cohort. J Natl Cancer Inst 98:1707-1713.

Schuz J, Johansen C (2007): A comparison of self-reported cellular telephone use with subscriber data: Agreement between the two methods and implications for risk estimation. Bioelectromagnetics 28:130136.

Selvin S, Schulman J, Merrill DW (1992): Distance and risk measures for the analysis of spatial data: A study of childhood cancers. Soc Sci Med 34: 769-777.

Stang A, Anastassiou G, Ahrens W, Bromen K, et al. (2001): The possible role of radiofrequency radiation in the development of uveal melanoma. Epidemiology 12:7-12.

Szmigielski S (1996): Cancer morbidity in subjects occupationally exposed to high frequency (radiofrequency and microwave) electromagnetic radiation. Sci Total Environ 180:9-17.

Takebayashi T, Akiba S, Kikuchi Y, Taki M, et al. Mobile phone use and acoustic neuroma risk in Japan. Occup Environ Med: Published online 15 August 2006.

Thomas TL, Stolley PD, Stemhagen A, et al. (1987): Brain tumour mortality risk among men with electrical and electronic jobs: a case-control study. J Nat Cancer Inst 79:233-8.

Trichopoulos D, Adami H-O. (2001): Cellular-telephone use and brain tumors. New England Journal of Medicine;344:133-134.

Tynes T, Hannevik M, Andersen A, et al. (1996): Incidence of breast cancer in Norwegian female radio and telegraph operators. Cancer Causes Control 7:197-204.

Vrijheid M, Cardis E, Armstrong BK, Auvinen A, et al. (2006a): Validation of short term recall of mobile phone use for the Interphone study. Occup Environ Med 63:237-243.

Vrijheid M, Deltour I, Krewski D, Sanchez M, et al. (2006b): The effects of recall errors and of selection bias in epidemiologic studies of mobile phone use and cancer risk. Journal of Exposure Science and Environmental Epidemiology, advance online publication 14 June, 2006.

Warren HG, Prevatt AA, Daly KA, Antonelli PJ (2003):Cellular telephone use and risk of intratemporal facial nerve tumour. Laryngoscope 113:663-667.

Wiedemann PM, Schutz H (2005): The precautionary principle and risk perception: experimental studies in the EMF area. Environ Health Perspect 113:402-5.

Wilen J, Sandstrom M, Mild KJ (2003): Subjective symptoms among mobile phone users - a consequence of absorption of radiofrequency fields? Bioelectromagnetics 24:152-159.

Zheng T, Cantor KP, Zhang Y, Keim S, et al. (2001): Occupational risk factors for brain cancer: a population-based case-control study in Ioaw. J Occup Environ Med 43;317-324.

Zimmerman SM, Zimmerman RW (2001): Handheld cellular telephones and brain cancer risk (letter). JAMA 285:1838.


Brain function

Aalto S, Haarala C, Bruck A, Sipila H, et al. (2006): Mobile phone affects cerebral blood flow in humans. J Cereb Blood Flow Metab 26:885-890.

Borbely AA, Huber R, Graf T, Fuchs B, et al. (1999): Pulsed high-frequency electromagnetic field affects human sleep and sleep encephalogram. Neuroscience Letters 275:207-210.

Bortkiewicz A, Pilacik B, Gadzicka E, Szymczak W (2002): The excretion of 6-hydroxymelatonin sulfate in healthy young men exposed to electromagnetic fields emitted by cellular phone - an experimental study.
Neuroendocrinology Letters 23 (suppl 1):88-91.

Calabrese P, Spittler JF, Gehlen W (1997): Neuropsychological performance of healthy subjects under low frequency pulsed RF fields. 2nd World Congress for Electricity and Magnetism in Biology and Medicine, Bologna, Italy.

Croft R, Chandler JS, Burgess AP, Barry RJ, et al. (2002): Acute mobile phone operation affects neural function in humans. Clinical Neurophysiology 113:1623

Curcio G, Ferrara M, de Gennaro L, Cristiani R, et al. (2004): Time-course of electromagnetic field effects on human performance and tympanic temperature. Neuroreport 15:161-164.

Dec S, Cieslak E, Miszczak JS (1997): Electroencephalographic frequency mapping in healthy subjects during cellular head telephone stimulation. 2nd World Congress for Electricity and Magnetism in Biology and Medicine, Bologna, ItalyEulitz C, Ullsperger P, Freude G, Elbert T: Mobile phones modulate response patterns of human brain activity. NeuroReport 1998;9:3229-32.

de Seze R, Ayoub J, Peray P, Miro L, et al (1999): Evaluation in humans of the effects of radiocellular phones on the circadian patterns of melatonin secretion, a chronobiological rhythm marker. J Pineal Res 27:237-42.

Edelstyn N, Oldershaw A (2002): The acute effects of exposure to the electromagnetic field emitted by mobile phones on human attention. Neuroreport 13:119-121.

Ferreri F, Curcio G, Pasqualetti P, De Gennaro L, et al. (2006): Mobile phone emissions and human brain excitability. Ann Neurol 60:188-196.

Freude G, Ullsperger P, Eggert S, Ruppe I (1998): Effects of microwaves emitted by cellular phones on human slow brain potentials. Bioelectromagnetics 19:384-7.

Freude G, Ullsperger P, Eggert S, Ruppe I (2000): Microwaves emitted by cellular telephones affect human slow brain potentials. Eur J Appl Physiol 81:18-27.

Haarala C, Bjornberg L, Ek M, Laine M, et al. (2003): Effect of 902 MHz electromagnetic field emitted by mobile phones on human cognitive function: A replication study. Bioelectromagnetics 24:283-288.

Haarala C, Aalto S, Hautzel H, Julkunen L, et al. (2003): Effects of a 902 MHz mobile phone on cerebral blood flow in humans: A PET study. NeuroReport 14:2019-2023.

Hamblin DL, Wood AW (2002): Effects of mobile phone emissions on human brain activity and sleep variables. Int J Radiat Biol 78:659-669.

Hamblin D, Wood AW, Croft RJ, Stough C (2004): Examining the effects of electromagnetic fields emitted by GSM phones on human event-related potentials and performance during an auditory task. Clinical Neurophysiology 115:171-178.

Hamblin D, Croft RJ, Wood AW, Stough C, et al. (2006): The sensitivity of human event-related potentials and reaction time to mobile phone emitted electromagnetic fields. Bioelectromagnetics 27:265-273.

Hermann DM, Hossmann K-A (1997): Neurological effects of microwave exposure related to mobile communication. J Neurol Sci 152:1-14.

Hietanen M, Kovala T, Hamalainen AM et al. (1997): EEG activity of the human brain during exposure to cellular phones. 2nd World Congress for Electricity and Magnetism in Biology and Medicine, Bologna, Italy.

Hietanen M, Kovala T, Hamalainen A-M (2000): Human brain activity during exposure to radiofrequency fields emitted by cellular phones. Scand J Work Environ Health 26:87-92.

Hinrichs H, Heinze H-J (2004): Effects of GSM electromagnetic field on the MEG during an encoding-retrieval task. Neuroreport 15:1191-1194.

Hinrikus H, Parts M, Lass J, Tuulik V(2004): Changes in human EEG caused by low level modulated microwave stimulation. Bioelectromagnetics 25:431-440.

Huber R, Graf T, Cote KA, Wittman L, et al. (2000): Exposure to pulsed high-frequency electromagnetic field during waking affects human sleep EEG. NeuroReport 11:3321-3325.

Huber R, Treyer V, Borbely AA, Schuderer J, et al. (2002): Electromagnetic fields, such as those from mobile phones, alter regional cerebral blood flow and sleep and waking EEG. J Sleep Res 11:289-235.

Huber R, Schuderer J, Graf T, Jutz K, et al. (2003): Radio frequency electromagnetic field exposure in humans: Estimation of SAR distribution in the brain, effects on sleep and heart rate. Bioelectromagnetics 24:262-276.

Huber R, Treyer V, Schuderer J, Berthold T, et al. (2005): Exposure to pulse-modulated radio frequency electromagnetic fields affects regional blood flow. Eur J Neurosci 21:1000-6.

Janssen T, Boege P, von Mikusch-Buchberg J, Raczek J (2005): Investigation of potential effects of cellular phones on human auditory function by means of distortion product otoacoustic emissions. J Acoust Soc Am 117:1241-7.

Jarupat S, Kawabata A, Tokura H, Borkiewicz A (2003): Effects of the 1900 MHz electromagnetic field emitted from cellular phone on nocturnal melatonin secretion J Physiol Anthropol 22:61-63.

Jech R, Sonka K, Ruzicka E, Nebuzelsky, et al. (2001): Electromagnetic field of mobile phone affects visual event related potential in patients with narcolepsy. Bioelectromagnetics 22:519-528.

Kellenyi L, Thuroczy GY, Faludy B, Lenard L (1999): Effects of mobile GSM radiotelephone exposure on the auditory brainstem response. Neurobiology 7:79-81.

Khiat A, Boulanger Y, Breton G (2006): Monitoring the effect of mobile phone use on the brain by proton magnetic resonance spectroscopy. Int J Radiat Biol 82:681-685.

Koivisto M, Revonsuo A, Krause C, et al. (1999): Effecte of 902 MHz electromagnetic field emitted by cellular telephones on response times in humans. NeuroReport 11:413-5.

Koivisto M, Krause CM, Revonsuo A, Laine M, Hamalainen H (2000): The effects of electromagnetic field emitted by GSM phones on working memory. NeuroReport 11:1641-1643.

Kolodynski AA, Kolodynska VV (1996): Motor and psychological functions of school children living in the area of the Skrunda Radio Location Station in Latvia. The Science of the Total Environment 180:87-93.

Kramarenko AV, Tan U (2003): Effects of high-frequency electromagnetic fields on human EEG: a brain-mapping study. Int J Neurosci 113:1007-1019.

Krause CM, Sillanmaki L, Koivisto M, Haggquist A, et al. (2000): Effects of electromagnetic fields emitted by cellular phones on the EEG during a memory task. NeuroReport 11:761-764.

Krause CM, Sillanmaki L, Koivisto M, Haggquist A, et al. (2000): Effects of electromagnetic fields emitted by cellular phones on the electroencephalogram during a visual working memory task. Intl J Rad Biol 76:1659-1667.

Krause CM, Haarala C, Sillanmaki L, Koivisto M, et al. (2004): Effects of electromagnetic field emitted by cellular phones on the EEG during an auditory memory task: A double blind replication study. Bioelectromagnetics 25:33-40.

Krause CM, Bjornberg CH, Pesonen M, Hulten A, et al. (2006): Mobile phone effects on children’s event-related oscillatory EEG during an auditory memory task. Int J Radiat Biol 82:443-450.

Lass J, Tuulik V, Ferenets R, Riisalo R, et al. (2002): Effects of 7 Hz-modulated 450 MHz electromagnetic radiation on human performance in visual memory tasks. Int J Radiat Biol 78:937-944.

Lebedeva NN, Sulimov AV, Sulimova OP, Korotkovskaya TI, et al. (2001): Investigation of brain potentials in sleeping humans exposed to the electromagnetic field of mobile phones. Crit Rev Biomed Eng 29:125-133.

Lee TMC, Ho SMY, Tsang LYH, Yang SYC, et al. (2001): Effect on human attention of exposure to the electromagnetic field emitted by mobile phones. NeuroReport 12:729-731.

Lee TMC, Lam P-K, Lee LTS, Chan CCH (2003): The effect of the duration of exposure to the electromagnetic field emitted by mobile phones on human attention. NeuroReport 14:1361-1364.

Maby E, Bouquin Jeannes R le, Faucon G, Liegeois-Chauvel C, et al. (2005): Effects of GSM signals on auditory evoked responses. Bioelectromagnetics 26:341-350.

Maby E, Le Bouquin Jeannes R, Faucon G (2006): Scalp localization of human auditory cortical activity modified by GSM electromagnetic fields. Int J Radiat Biol 82:465-472.

Maier M (2006): Brains and mobile phones. BMJ 332:864-865.

Mann K, Röschke J (1996): Effects of pulsed high-frequency electromagnetic fields on human sleep. Neuropsychobiology 33:41-7.

Mann K, Wagner P, Brunn G, Hassan F, Hiemke C, Röschke J (1998): Effects of pulsed high-frequency electromagnetic fields on the neuroendocrine system. Neuroendocrinology 67:139-144.

Papageorgiou CC, Nanou ED, Tsiafakis VG, Capsalis CN, et al. (2004): Gender related differences on the EEG during a simulated mobile phone signal. Neuroreport 15:2557-2560.

Papageorgiou CC, Nanou ED, Tsiafakis VG, Kapareliotis E, et al. (2006): Acute mobile phone effects on pre-attentive operation. Neuroscience Letters 397:99-103.

Pasche B, Erman M, Hayduk R. Mitler MM, et al. (1996): Effects of low energy emission therapy in chronic psychophysiological insomnia. Sleep 19:327-336.

Petrides M (2000): Exposure to electromagnetic fields by using cellular telephones and its influence on the brain. NeuroReport 11:3321-3325.

Petrides M. (2001): Use of cellular telephones and performance on tests of attention. NeuroReport 12:A21.

Preece AW, Iwi G, Davies-Smith A, Wesnes K, et al. (1999): Effect of a 915-MHz simulated mobile phone signal on cognitive function in man. Int J Radiat Biol 75:447-456.

Preece AW (2000): Mobile phones and human heads. Neuroreport 11:i.

Reiser H, Dimpfel W, Schober F (1995): The influence of electromagnetic fields on human brain activity. Eur J Med Res 16:27-32.

Reite M, Higgs L, Lebet J-P, Barbault A, et al (1994): Sleep inducing effect of low energy emission therapy. Bioelectromagnetics 15:67-75.

Rubin GJ, Hahn G, Everitt BS, Cleare AJ, et al. (2006): Are some participants sensitive to mobile phone signals? Within participants double blind randomised provocation study. BMJ 332:886-889.

Russo R, Fox E, Cinel C, Boldini A, et al. (2006): Does acute exposure to mobile phones affect human attention? Bioelectromagnetics 27:215-220.

Thuroczy G, Kuninyi G, Sinay H, Bakos J et al. (1997): Human studies on potential influence of RF exposure emitted by GSM cellular phones on cerebral circulation and EEG. 2nd World Congress for Electricity and Magnetism in Biology and Medicine, Bologna, Italy.

Von Klitzing L (1995): Low-frequency pulsed electromagnetic fields influence EEG of man. Phys Med 1995;11:77-80.

Wagner P, Röschke J, Mann K, et al. (1998): Human sleep under the influence of pulsed radiofrequency electromagnetic fields: a polysomnographic study using standardized conditions. Bioelectromagnetics 19:199-202.

Wood AW, Loughran SP, Stough C (2006): Does evening exposure to mobile phone radiation affect subsequent melatonin production? Int J Radiat Biol 82:69-76

Zwamborn APM, Vossen SHJA, van Leersum BJAM, Ouwens MA, Makel WN (2003): Effects of global communication system radio-frequency fields on well being and cognitive functions of human subjects with and without subjective complaints. TNO-report. FEL-03-C148


Other studies and reports

Adair ER, Kelleher SA, Mack GW, Morocco TS (1998): Thermophysiological responses of human volunteers during controlled whole-body radio frequency exposure at 450 MHz. Bioelectromagnetics 19:232-245.

Adair ER, Cobb BL, Mylacraine KS, Kelleher SA, (1999): Human exposure at two radio frequencies (450 and 2450 MHz): Similarities and differences in physiological responses. Bioelectromagnetics 20:12-20.

Adair ER, Mylacraine KS, Cobb BL. (2001): Partial-body exposure of human volunteers to 2450 MHz pulsed or CW fields provokes similar thermoregulatory responses. Bioelectromagnetics 22:246-259.

Adair E, Blick DW, Allen SJ, Mylacraine KS, et al. (2005): Thermophysiological responses of human volunteers to whole body RF exposure at 220 MHz. Bioelectromagnetics 26:448-461.

Anderson K, Qiu Y, Whittaker AR, Lucas M. Breath sounds, asthma, and the mobile phone. Lancet 2001;358:1343-1344.

Blackmore SJ, Rose N (2002): Testing the bioelectric shield. Altern Ther Health Med 8:62-7.

Blettner M, Berg G (2000): Are mobile phones harmful? Acta Oncol 39:927-930.

Braune S, Wrocklage C, Raczek J, Gailus T, Lucking CH (1998): Resting blood pressure increase during exposure to a radio-frequency electromagnetic field. Lancet 351:1857-8.

Buffler PA (1996): Cellular telephones and health. Epidemiology 6:219

Chapman S and Schofield WN (1998): Lifesavers and Samaritans: Emergency use of cellular (mobile) phones in Australia. Accid Anal Prev 30:815-9..

Dendy PP (2000): Mobile phones and the illusory pursuit of safety. Lancet 366:1782-1783.

Eltiti S, Wallace D, Zougkou K, Russo R, et al. (2007): Development and evaluation of the electromagnetic hypersensitivity questionnaire. Bioelectromagnetics 28:137-151

Foster KR, Repacholi M, Vecchia P (2000): Science and the precautionary principle. Science 288:979-981.

Frumkin H, Jacobson A, Gansler T, Thun MJ (2001): Environmental carcinogens - cellular phones and risk of brain tumors. CA Cancer J Clin 51:137-141.

Hocking B (1998): Preliminary report: Symptoms associated with mobile phone use. Occup Med 48:357-360.

Hocking B, Westerman R (2000): Neurological abnormalities associated with mobile phone use. Occup Med 50:366-368.

Huss A, Egger M, Hug K, Huwiler-Muntener K, et al. (2007): Source of funding and results of studies of health effects of mobile phone use: Systematic review of experimental studies. Environ Health Perspect 115:1-4.

Hyland GJ (2000): Physics and biology of mobile telephony. Lancet 356:1833-1836.

International Agency for Research on Cancer (IARC) (1997): International Case Control Study of Adult Brain, Head and Neck Tumours. Phase I – Feasibility study protocol from the meeting on proposed International collaborative case control study of adult brain tumours, London, October 8-9, 1997.

Kimata H (2005): Microwave radiation from cellular phones increases allergen-specific IgE production. Allergy 60:838-9

Liakouris AG Johnson (1998): Radiofrequency (RF) sickness in the Lilienfeld study: an effect of modulated microwaves? Arch Environ Health 53:236-7.

Maier M, Blakemore C, Koivisto M (2000): The health hazards of mobile phones. B M J 320:1288-1289.

Mora R, Crippa B, Mora F, Dellepiane M (2006): A study of the effects of cellular telephone microwave radiation on the auditory system in healthy men. Ear Nose Throat J 85:162-3.

Nam KC, Kim SW, Kim SC, Kim DW (2006): Effects of RF exposure of teenagers and adults by CDMA cellular phones. Bioelectromagnetics 27:509-514.

Oktay MF, Dasdag S (2006): Effects of intensive and moderate cellular telephone use on hearing function. Electromagnetic Biology and Medicine 25:13-21.

Oysu C, Topak M, Celik O, Yilmaz HB, et al. (2005): Effects of the acute exposure to the electromagnetic
field of mobile phones on human auditory brainstem responses. Eur Arch Otorhinolaryngol Feb 25 (Epub ahead of print).

Ozturan O, Erdem T, Miman MC, Kalcioglu MT, et al. (2002): Effects of the electromagnetic field of mobile telephones on hearing. Acta Otolaryngol 122:289-293.

Parazzini M, Parazzini P, Tognola G, Thuroczy G, et al. (2007): Electromagnetic fields produced by GSM cellular phones and heart rate variability. Bioelectromagnetics 28:122-129.

Paredi P, Kharitonov SA, Hanazawa T, Barnes PJ (2001): Local vasodilator response to mobile phones. Laryngoscope 111:159-162.

Regel SJ, Negovetic S, Roosli M, Berdinas V, et al. UMTS base station-like exposure, well-being, and cognitive performance. Environ Health Perspect 2006;114:1270-1275.

Robert E (1999): Intrauterine effects of electromagnetic fields - (low frequency, mid-frequency RF, and microwave): Review of epidemiologic studies. Teratology 59:292-298.

Rubin GJ, Das Munshi J, Wessely S (2005): Electromagnetic hypersensitivity: a systematic review of provocation studies. Psychosom Med 67:224-232.

Savitz DA (2001): Environmental exposures and childhood cancer: Our best may not be good enough. Am J Public Health 91;562-563.

Straume A, Oftedal G, Johnsson A (2005): Skin temperature increase caused by a mobile phone: A methodological infrared camera study. Bioelectromagnetics 26:510-519.

Uloziene I, Uloza V, Gradauskiene E, Saferis V (2005): Assessment of potential effects of the electromagnetic fields of mobile phones on hearing. BMC Public Health 5:39

Valberg PA (1996): Radio frequency radiation (RFR): the nature of exposure and carcinogenic potential. Cancer Causes and Control 8:323-32.

Van Leeuwen GMJ, Lagendijk JJW, Van Leersum BJAM, Zwamborn APM, et al (1999): Calculation of change in brain temperatures due to exposure to a mobile phone. Phys Med Biol 44:2367-2379.

Wilen J, Johansson A, Kalezic N, Lyskov E, et al. (2006): Psychological tests and provocation of subjects with mobile phone related symptoms. Bioelectromagnetics 27:204-214.

Wilen J, Wiklund U, Hornsten R, Sandstrom M (2007):Changes in heart variability among RF plastic sealer operators. Bioelectromagnetics 28:76-79.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Jue, 26 Abr 2007 8:40 am Responder citandoVolver arriba

Argentina

Publicado en:
http://www.universia.com.ar/portada/actualidad/noticia_actualidad.jsp?noticia=20459
25/04/2007

La UNNE junto con el municipio de Corrientes trabajarán en medio ambiente

A partir de un acuerdo de cooperación técnica, la Universidad Nacional de Nordeste (UNNE) y el municipio de la ciudad de Corrientes realizarán en conjunto proyectos que apunten a reducir el daño ambiental provocado por las radiaciones no ionizantes, generadas por antenas de telecomunicación, especialmente de radios y celulares.

El acuerdo fue firmado por el rector de la UNNE, Oscar Valdés, y por el intendente de Corrientes, Carlos Vignolo. El ingeniero Eduardo del Valle, decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura (FACENA) y director del proyecto orientado al control de las instalaciones de antenas en la ciudad, acompañó la firma y explicó las características técnicas y alcances de la normativa a aplicar a través del proyecto.

De esta manera, la comuna implementará (de ahora en tres meses) una ordenanza regulatoria para controlar los niveles nocivos de RNI.

Las áreas municipales involucradas son la Secretaría de Planificación y Subsecretaría de Desarrollo Urbano en coordinación con la Unidad Ejecutora de Transferencia y Gestión Estratégica para el Desarrollo Sustentable (Rectorado) y la FACENA.

Fuente: El Universitario
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Lun, 30 Abr 2007 7:58 am Responder citandoVolver arriba

U.K.

Publicado en:
http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%7BC4527FD3-87AA-465B-AD10-582476FA7594%7D&language=ES
Londres, 27 abr 2007

Debaten en Gran Bretaña sobre exposición a campos electromagnéticos

Investigadores británicos están hoy en desacuerdo sobre si la exposición al campo electromagnético de las líneas de alta tensión daña la salud.

El gobierno pidió a 40 expertos que evalúen la exposición a las emisiones de las líneas.

Alrededor del uno por ciento de las casas en Gran Bretaña se estima están a 200 metros de la red de líneas de alto voltaje, alrededor de 25 mil se encuentran a 60 metros.

En el 2005, un reporte del Departamento de Salud encontró que los niños residentes dentro de 200 metros de líneas de alto voltaje presentan un 70 por ciento de riesgo de desarrollar leucemia, en comparación con los que residen a 600 metros.

Algunos científicos han sugerido que otras enfermedades, como tumores cerebrales también podrían estar vinculadas a la exposición a los campos electromagnéticos de las líneas de alta tensión.
Ver perfil de usuario
TANIA
Habitual



País:
Sexo:
Registrado: 23 marzo 2006
Mensajes: 7680

Mensaje Publicado: Mie, 02 May 2007 10:08 am Responder citandoVolver arriba

Argentina

Noticia completa en:
http://www.eldiariodeparana.com.ar/textocomp.asp?id=119550
02/05/2007

La problemática ambiental, estudiada desde el Derecho
[...]
Cinco jóvenes docentes e investigadores de la Universidad del Litoral (UNL) fueron becados durante tres meses en Europa por la Red Alfa
[..]
EN ESPAÑA. Adriana Alemandi estuvo también en la Universidad de París, pero desde septiembre de 2006 hasta marzo de 2007, e investigó sobre los campos electromagnéticos derivados de las antenas de telefonía celular. En base a este tema, estudió la problemática teórica que se genera dentro del campo de la responsabilidad, dada a partir de la emergencia del principio precautorio. “Este principio surge, dentro del ámbito ambiental, y permite gobernar los riesgos en caso de incerteza científica”, señaló Alemandi, para especificar que “partí de un caso en particular, que es una línea de trabajo que se usa en Francia, para desde allí abordar problemáticas teóricas más amplias”.
[...]
Ver perfil de usuario
Mostrar mensajes de anteriores:      
Publicar nuevo temaResponder al temaPrinter-friendly version
Ver tema anterior Entre para ver sus mensajes privados Ver tema siguiente
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Tu no puedes subir archivos en este foro
Tu no puedes descargar archivos en este forom



Powered by phpBB © 2001 phpBB Group

Version 2.0.6 of PHP-Nuke Port by Tom Nitzschner © 2002 www.toms-home.com
Forums ©


Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
 Página Generada en: 0.462 segundos 60 llamadas a la base de datos
:: fisubsilver shadow phpbb2 style by Daz :: PHP-Nuke theme by coldblooded (www.nukemods.com) ::